La versatilidad del aceite de oliva virgen extra en la cocina es cada vez más reconocida, no solo en la cocina salada, sino también en lo que respecta a las recetas dulces, y concretamente en lo que se refiere a repostería. Es por esto que la calidad de esta grasa saludable es muy adecuada, y puede sustituir perfectamente el uso de margarinas o mantequillas, aportando además sus matices organolépticos tan singulares.  En este artículo detallaremos algunas de las razones para usar el aceite de oliva en repostería frente a otras grasas, además de algunos ejemplos.

Por qué usar aceite de oliva en recetas de repostería

Sin duda el aceite de oliva virgen extra es una excelente opción en la repostería por diferentes razones. En primer lugar, por tratarse de una fuente de grasas saludables, especialmente de ácidos grasos monoinsaturados (muy beneficiosos para la salud cardiovascular). Por otro lado, el aceite de oliva virgen extra aporta un sabor único a los postres, por todos esos matices frutados y frescos; y además concede una dimensión adicional de complejidad. Finalmente, el aceite de oliva virgen extra tiene un punto de humo más alto que otros aceites, lo que significa que puede soportar temperaturas más elevadas sin descomponerse, lo que lo hace ideal para la cocción al horno o en frituras de masas.

Recetas dulces elaboradas con aceite de oliva virgen extra

A continuación detallamos algunos ejemplos de recetas que consiguen un extra de sabor y textura sustituyendo la mantequilla o la margarina por aceite de oliva virgen extra.

Bizcochos de aceite de oliva y cítricos. Además por la esponjosidad que le concede el aceite de oliva virgen extra, sus matices organolépticos combinan a la perfección con los aromas cítricos de naranjas, limones o pomelos. Para prepararlo se mezcla en un recipiente harina, azúcar, huevos, ralladura y zumo del cítrico o cítricos elegidos, y aceite de oliva virgen extra. Tras el horneado se puede disfrutar de un postre ligero y delicoso.

Magdalenas y ochíos con cítricos o anís: Al igual que sucede con los bizcochos, el aceite de oliva es un ingrediente formidable en recetas de magdalenas u ochíos, combinadas con aromáticos como los cítricos o especias como el anís.  Junto al resto de ingredientes, (harina, azúcar, huevos, etc), y tras el horneado, se podrá disfrutar de estos dulces tan tradicionales pero con un plus de sabor.

Brownies de Chocolate y Aceite de Oliva Virgen Extra: El uso de aceite de oliva virgen en un postre tan tradicional como el brownie obtiene también un resultado increíble. Mezcla harina, cacao en polvo, azúcar, huevos y aceite de oliva virgen extra en un tazó, agrega trozos de chocolate negro y nueces picadas. Hornea hasta que estén cocidos pero aún húmedos en el centro, y disfruta de un brownie con un sabor y textura muy original.

Estos son solo unos ejemplos de cómo se puede aplicar a la repostería el aceite de oliva virgen extra, consiguiendo opciones mucho más esponjosas y ricas en matices, respecto a otras recetas que usan mantequillas o margarinas. Si te atreves a probarlo sólo tienes que adquirir un excelente aceite de oliva virgen extra, como las diferentes propuestas que puedes encontrar en nuestra tienda.